viernes, 23 de agosto de 2013

34. El Sumario - Tercera Parte.


Dibujo de Castelao
"Pero el mundo es un patio, un patio donde giran los hombres sin espacio (...).
Yo ya creo que todo fuera del sueño es patio,
un patio bajo un cielo de fosa, desgarrado,
que acuchillan y acotan muros y pararrayos"
Marcos Ana



Mientras la mitad de la población española sobrevivía con el miedo, Franco trató de asegurar una terrible represión que aniquilara cualquier peligro contra el nuevo Estado. En 1938  declaró  a la prensa británica que disponía de fichas de dos millones de enemigos a los que castigar.  En 1944 la cifra se elevó a tres millones. Los archivos de la Oficina de Investigación y Propaganda estaban a rebosar con los nombres, apellidos, afiliación política y otras referencias de los enemigos de la “Patria”.

Uno de esos enemigos era el abuelo.


Nada más ingresar el abuelo en prisión y desde la Auditoría de Guerra de Aranjuez se cursaron oficios solicitando informes del acusado. Entiendo que las respuestas a las demandas del Auditor deberían encontrarse todas en el expediente judicial, aunque el sentido común me indica que posiblemente esto no sea así y algunas se habrán extraviado por el descuido en la conservación del expediente por parte de las autoridades militares.


A continuación transcribo las declaraciones remitidas por escrito al Auditor de Guerra de Aranjuez incluidas en el Expediente Judicial, a excepción de las relativas a las maestras de la localidad, Asunción Sanz Pérez y Fermina Ponce Solla, que ya fueron publicadas.



Escritos de Santiago Tornero Amores y Pedro Prieto Martínez.

1 de noviembre de 1939.

“Arturo Torres no tomó parte en ningún desmán, al contrario, favoreció a muchas personas de derechas”.



Escrito de Alfredo Grande.

8 de enero de 1940.

“Arturo Torres es una persona de buenos sentimientos y excelente conducta. Después del 18 de julio de 1936 no puso impedimentos en admitir en Izquierda Republicana a las personas de derechas que se lo solicitaban. Una de ellas fue mi padre”.



Oficio de la Comandancia de la Guardia Civil de Fuente de Pedro Naharro.

14 de enero de 1949.

“Arturo Torres Barranco no participó en desmanes de la Horda Roja, pero sí elaboró informes contra la ideología de varias personas del pueblo como directivo de Izquierda Republicana”.



Oficio del Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Cuenca.

15 de enero de 1940.

“Arturo Torres Barranco es fundador de Izquierda Republicana. Se ignora el cargo que ostentaba. No tomó parte en requisas, incautaciones, destrucción es de la Iglesia ni detenciones. En los primeros días del alzamiento fue visto en la localidad armado de escopeta. Ingresó con carácter forzoso en el Ejército Rojo”.



Escrito de Pedro Cuenca Fernández.

15 de enero de 1940

“Arturo Torres es un hombre de intachable conducta que ha hecho bien a personas de derechas perseguidas a pesar del riesgo que corría. Les llevó a los presos de derechas ropa y comida a petición de sus esposas a la cárcel de Cuenca. Además le pidieron que ocultara en su casa imágenes religiosas y objetos de valor y así lo hizo”.



Escrito de Isidro Barranco Plaza. (*)

16 de enero de 1940.

“Isidro Barranco Plaza, adicto al glorioso movimiento nacional” declaro que a pesar de haber denunciado a Arturo Torres Barranco, mentí en la denuncia, pues he de confesar que Arturo Torres como directivo de Izquierda Republicana elaboró informes favorables a los tres denunciantes, no teniendo el responsabilidad alguna en nuestra detención. Arturo Torres es un hombre de condición social y moral intachable".



Escrito de Ramiro Romeral.

8 de enero de 1940.

“Arturo Torres es una persona de orden. Los mismos rojos le confiscaron una escopeta de caza el 18 de julio de 1936”.



Oficio de la Alcaldía de Torrubia del Campo firmado por el Alcalde, Emiliano Grimaldos.

22 de enero de 1940.

“Arturo Torres Barranco pertenecía a Izquierda republicana de la que fue fundador y socio desde las elecciones de febrero de 1936, votando la candidatura del Frente Popular. Como directivo del partido emitió y firmó informes contra los denunciantes”.



Escrito de Clemente Barranco Escribano. (*)

15 de octubre de 1940.

“Clemente Barranco Escribano, afecto al Movimiento nacional y militante de FET y JONS, declaro que Arturo Torres Barranco le salvó la vida, que es un hombre de conducta ejemplar que fue de derechas hasta el 11 de febrero de 1936 y más tarde se afilió a Izquierda Republicana”.



Escrito de Abraham Barranco Cézar y Benedicto Moreno Fraile.

25 de junio de 1941.

“Arturo Torres es un hombre honesto y cabal,  fundador de Izquierda Republicana en Torrubia del Campo y no tomó parte en ningún enfrentamiento o desmán”.



Es posible que estos documentos no tengan un gran valor histórico, pero para mí tienen un valor incalculable. Son una forma de recuperar una parte de la vida silenciada de mi abuelo, independientemente de su ideología política de la cual me siento orgullosa, independientemente de la calidad humana que desprendía y de la que dejó constancia durante toda su existencia, mi abuelo solo era una persona y como tal protagonista de la Historia.


Detrás de cualquier sufrimiento siempre hay nombre y apellidos. Detrás de una sociedad herida, solo existe una palabra: "impunidad".



María Torres
Nieta de un republicano español.


(*)  Isidro Barranco Plaza y Clemente Barranco Escribano eran respectivamente,  tío y primo de mi abuelo. El primero fue uno de los delatores.