domingo, 17 de febrero de 2013

6. Buscando en la Causa General.

"Los rojos españoles son como eran, incendiarios, sacrílegos y saqueadores. No han cambiado"
 


Martes, 21 de enero de 2013



No estoy dispuesta a que dejarme invadir por el desánimo. Utilizando el que seguro es el argot del “Coronel” intento convencerme de que he perdido una batalla pero no la Guerra, así que cuando Pedro Peinado me sugiere que busque en la Causa General, me pongo manos a la obra confiando en encontrar algo de información para ir recomponiendo la historia de la represión del abuelo por si ocurriera lo peor  y lo peor en este caso es que no pudiera ver nunca el sumario.

Debo estar muy afectada por la situación de ayer en el Archivo de Defensa, porque me acabo de leer el prólogo de la “Causa General de la Guerra Civil Española, la dominación roja en España” firmado por Eduardo Aunós, promotor de la Causa y Ministro de Justicia en 1943, y ahora tengo ganas de vomitar. Desaconsejo su lectura salvo que se sea muy franquista y se utilice solo para purgarse.

La Causa General fue creada por Decreto de 26 de abril de 1940 y ratificado por el de 19 de junio de 1943 y “Atribuye al Ministerio Fiscal, subordinado al Ministerio de Justicia, la honrosa y delicada misión de fijar, mediante un proceso informativo fiel y veraz para conocimiento de los Poderes públicos y en interés de la Historia, el sentido, alcance y manifestaciones más destacadas de la actividad criminal de las fuerzas subversivas que en 1936 atentaron abiertamente contra la existencia y los valores esenciales de la Patria, salvada en último extremo, y providencialmente, por el Movimiento Liberador”.

La Causa General fue un procedimiento instruido por la Fiscalía del Tribunal Supremo del gobierno franquista. Un gran sumario con el objetivo de depurar responsabilidades políticas por las actuaciones de personas e instituciones republicanas durante la Guerra, en busca de los hechos delictivos que se habían cometido durante la “dominación roja”. La Justicia Militar se extendió por todos los pueblos del Estado. Durante los primeros meses se instruyeron miles de procedimientos sumariales, miles de personas fueron encarceladas y miles ejecutadas.

La información  se  distribuía  en  once  apartados:  Alzamiento,  Ejército  rojo,  Cárceles y  sacas,  Checas, Justicia  roja,  Prensa, Actuación  de las autoridades,  Delitos contra  la  propiedad,  Banca,  Persecución  religiosa  y  Tesoro  artístico  y  cultura roja. La investigación se dio por finalizada en 1946, y se cerró oficialmente en 1969 a través del Decreto 10/1969 de 31 de marzo.

En 1954 toda la documentación de la Causa General fue traspasada al Ministerio de Justicia donde permaneció hasta 1980 que fue depositada en el Archivo Histórico Nacional. Desde 2011, la Causa General se aloja en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, la mayoría de los archivos están digitalizados y se pueden consultar a través del Portal de Archivos Españoles (PARES).

No es fácil moverse por estos archivos. Comienzo por poner en el buscador el nombre del abuelo. Ningún resultado encontrado, así que escribo “Torrubia del Campo” y se abre una ventana  donde se muestran los archivos y las ubicaciones en los que se han encontrado unidades que coinciden con este nombre.

Elijo el archivo de la Fiscalía del Tribunal Supremo y selecciono “Partido Judicial de Tarancón (Cuenca), FC-CAUSA_GENERAL,1063, Exp.5, 1940 / 1944”.   Se abre un listado con las características del archivo, entre ellas el alcance y contenido de archivo. En este caso el detalle es el siguiente:

  • Relación de localidades del partido judicial de Tarancón.
  • Oficios.
  • Estado nº1: relación de personas residentes en este término municipal, que durante la dominación roja fueron muertas violentamente o desaparecieron y se cree fueron asesinadas.
  • Estado nº2: relación de cadáveres recogidos en este término municipal, de personas no reconocidas como residentes en él, que sufrieron muerte violenta durante la dominación roja.
  • Estado nº3: relación de tormentos, torturas, incendios de edificios, saqueos, destrucciones de iglesia y objetos de culto, profanaciones y otros hechos delictivos que por sus circunstancias, por la alarma o el terror que produjeron deban considerarse como graves, con exclusión de los asesinatos, que fueron cometidos en este término municipal durante la dominación roja.
  • Informes del Ayuntamiento.
  • Declaraciones de testigos.  
  • Extractos de sumarios seguidos por la Fiscalía Jurídico Militar de la Primera Región.
  • Certificaciones.

Compruebo que figura documentación de Torrubia del Campo y el número de páginas en que se encuentra. Ahora solo tengo que seleccionar visualizar imágenes y buscar …

Es duro enfrentarse a la visión de estos documentos. Da igual que se conozca a las personas que figuran en ellos o no. Pueblo por pueblo, las listas de acusados son interminables, las denuncias practicadas contra ellos parecen de ciencia-ficción. 

Mi ojos recorren impacientes los listados de denunciados. Reviso el Estado número 3 “Relación de tormentos, torturas, incendios de edificios, saqueos, destrucciones de iglesias y objetos de culto, profanaciones y otros hechos delictivos que por sus circunstancias, por la alarma o el terror que produjeron, deban considerarse como graves, con exclusión de los asesinatos que fueron cometidos en este término municipal durante la dominación roja”.

El listado está lleno de nombres y acusaciones variopintas. Allí, con una letra mecanografiada menuda y en tonos morados, encuentro el nombre del abuelo: Arturo Torres Barranco. El hecho delictivo que se le imputa: “Durante la guerra se incautó la horda marxista de las fortunas de los señores que a continuación se relacionan, saqueó sus casas y hasta intentaron o pensaron atentar contra la virtud de dos jóvenes hijas de un asesinado”.

"Intentaron o pensaron atentar". No es que se tenga certeza del delito, tan solo se supone. Incluso se supone lo que pensaba. Un tremendo odio y un insoportable hedor fascista emana cada una de las palabras de este documento, firmado por el Alcalde de la localidad, Pedro Garrido, el día 28 de octubre de 1940.

El abuelo llevaba ya más de un año en la cárcel.


María Torres
Nieta de un republicano español.






6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenga usted por seguro que si el alzamiento del 36 no sale adelante, dificilmente podría expresar sus rotundas opiniones con tanta libertad.

María Torres dijo...

Tenga usted por seguro que además de manifestarme con libertad, lo hago con nombre y apellidos y no escondiéndome en un anonimato.

Ese alzamiento al usted se refiere y que otros denominamos "golpe militar", silenció la boca de la mayoría de los españoles durante cuarenta años.

Defiendo la memoria de mi abuelo. Un hombre honesto.

No se equivoque ni haga política ficción, que no es el caso.

Anónimo dijo...

Estimada María, no me cabe duda que tu abuelo era un hombre honrado, pero resulta que el mio también, y fue torturado y asesinado por los milicianos solo por ser Coronel. Lo que no cabe duda es que si hubiera ganado los suyos, España hubiera caído al otro lado del telón de acero, y hubiera sido una dictadura soviética, que ya sabes cómo dejaron arrasados los países por donde pasaron.

María Torres dijo...

Anónimo, no seré yo la que niegue la represión por parte de ciertos individuos que creían luchar en favor de libertad y que creían que cargándose a cualquier "rico, militar o sacerdote" estaban cumpliendo con su deber. Nadie puede disponer de la vida de nadie. Pero se da la circunstancia que en una Guerra, se desata la crueldad por las dos partes implicadas, como en este caso.

Su abuelo fué otra víctima, por supuesto. No muere un solo hombre sin que crezca una responsabilidad trágica en los que perviven.

Pero la Guerra finalizó en 1939 y no vino la paz. Durante más de cuarenta años se ejecutó una represión institucionalizada, y esta vez, solo se originó de un lado.

Como decía Gamoneda, conozco un pueblo que tiene un cementerio demasiado grande. 114.226 desaparecidos, aún, en el año 2015. Miles de familias que no han podido enterrar a sus muertos, ni tan siquiera recordarlos públicamente porque, en esto estará de acuerdo conmigo, los muertos del lado "vencedor" fueron recuperados, enterrados y homenajeados debidamente.

El resto, han sufrido una doble muerte: la del silencio y la desmemoria.

No es bueno sentir rencor, y yo no lo siento, pero si deseo que se haga Justicia, que se ayude a localizar esos restos, se les de sepultura, se invaliden las condenas franquistas y se restauren tantas heridas que cerrarán, si se hacen las cosas bien.

Los míos no eran ninguno. Soy contraria a las dictaduras, de cualquier color. La República fue un ensayo que dió error, aunque en su defensa he de decir que jamás en este Estado hubo una riqueza intelectual como la de aquellos años. Sin duda, la cultura salió perdiendo cuando ganaron los suyos y el retroceso social fue importante.

Como ya le dije, defiendo la Memoria de mi abuelo.


jesus maria, L,D,V dijo...

maria, siento tus sentimientos como siento los mios, yo no conoci a mi abuelo, ni a su hermano, porque desarmado y sin haber hecho mas que lo que le ordenaron, (acuartelarse), grupos de milicianos, sindicalistas y anarquistas, le dieron el paseillo, lo arrastraron con un camion, junto a sus compañeros del puesto de la g-civil, y le dieron muerte(asesinato), lo mismo que a numerosos religiosos (cerca de 10000, no solo sacerdotes, sino frailes, monjas, y menores seminaristas y de accion catolica,y laicos cuyo delito fue ser muy piadosos" ;asi como a aquellas personas q se significara politicamente de distinta ideologia q la del frente popular: (CEDA)( habia ganado las anteriores elecciones generales y perdio las municipales), sin ningun juicio previo, donde el sistema judicial lo aplicaban los revolucionarios a criterio de revolucion, la republica, sufrio desde los inicios en los lugares que aun se consideraba republica,( se supone q democratica) la revolucion llamada roja, porque se queria instaurar el mismo sistema de rusia, aplicando los metodos de purga" y aseinato de todo lo que representaba el sistema anterior. No niegas losmultiples hechos que se describen en la causa general, pero intuyo que dulcificas" esos hechos, que son vistos desde cualquier punto de vista execrables", diciendo q matar curas, militares y ricos lo hicieron, por que lo consideraron como un deber, muchos de esos hechos, se hicieron con nocturnidad, y con mucha dificultad para descubrir a culpables, que quedaron impunes, muchos de estos se fueron, a francia e hispanoamerica, mexico, argentina, uruguay...., pides que se inhabilite" la causa general, me parece un grave herror, porque esa es una parte de nuestra historia, donde probablemente en muchas de las causas, pueda haber, errores, y que se cometieran algunas injusticias, graves, pero hay miles de hechos que se instruyeron porque sucedieron, sobre gente inocente, los responsables de el paseillo de mi tio abuelo, abuelo, no fueron encausados, otros como el señor Carrillo q fue uno de los responsables de las sacas y asesinatos de paracuellos, torrejon... de entre 4000 a 5000, 3246 con nombre y apellidos, ( se pudieron identificar( segun De la cierva), y en la transicion se le perdono", se quisieron reconciliar las dos españas, nuestros padres, que sufrieron la guerra y sufrieron las perdidas, perdonaron, precisamente para q no se pudieran repetir tan dramaticos hechos, no debemos olvidar, pero si los nietos empezamos a criminalizar a la otra parte", faltaremos a la voluntad de nuestros padres, y caeremos en el riesgo de polarizarnos y vivir enfrentados... Un saludo y un beso cariñoso Maria!!!

María Torres dijo...

Jesús: Lamento lo sucedido con tu abuelo y su hermano. Lamento cada muerte fuera del color que fuera, porque me siento libre de ideologías, y porque antes que éstas me importan las personas. Nunca busqué ni buscaré una justificación para ningún asesinato originado por la barbarie.

No pretendo dulcificar los hechos de la Causa General. Como investigadora, reconozco que la que he estudiado es la de Torrubia del Campo, el pueblo de mi abuelo. He investigado cada una de las acusaciones y a todos los declarados culpables de hechos, en la mayor parte, no probados. Basados únicamente en delaciones. Cierto es que en esa localidad fueron asesinadas seis personas injustificadamente y por esos crímenes pagaron cuarenta. Los que perpetraron estos asesinatos fueron ejecutados, sin juicio ni sentencia, contra las tapias de la prisión habilitada del Monasterio de Uclés. El resto, militantes de distintos partidos y organizaciones políticas, o gente sin militancia, sus mujeres, hijos e hijas, también fueron culpabilizados. Muchos de ellos pagaron con la cárcel y la represión, y otros con una condena a muerte que por supuesto se llevó a cabo. Te puedo asegurar que en este pueblo nadie con ideología de izquierda quedó impune.

Lo que yo pido es que se inhabiliten las muchas sentencias que se impusieron tras la guerra por los tribunales militares a las personas que, como mi abuelo, no cometieron ningún delito de sangre. Esas personas que le acusan en la causa general de "saqueos en sus viviendas y de pensar atentar contra la virtud de dos jóvenes hijas de un asesinado", fueron las mismas que durante toda la guerra se apoyaron en él para esconder tallas religiosas, objetos de valor y dinero; para que visitara a sus maridos en la cárcel, etc.... De esto también hay pruebas.

Creo que mi abuelo no necesita ninguna defensa, porque nada hizo. Tan solo era un humanista, católico, que militó en IR y apoyó al Frente Popular. Ni tan siquiera combatió en la Guerra por la edad. Se pasó meses cuidando de una maestra "de derechas" y de su bebé, que se encontraba enferma y traumatizada porque presenció el asesinato de su madre, cuyo marido estaba en el frente combatiendo con las tropas de Franco.

En cuanto a esos muchos que dices que partieron al exilio, los únicos que salieron bien parados fueron los dirigentes republicanos, porque el resto, acabaron en los campos de internamiento de Francia, y los que no pudieron salir de allí, una vez iniciada la invasión nazi, fueron detenidos y muchos deportados a los campos de concentración alemanes.

En cuanto a la transición ¿quién perdonó? ¿quienes pidieron perdón? Fue un pacto político en el que no tuvieron en cuenta a ninguna de las víctimas, ni a tus padres ni a los míos. Para mí la Ley de amnistía es inaceptable si se produce antes de cualquier juicio, máxime refiriéndose a actos de suma gravedad como lo son asesinato, la tortura, y la desaparición forzada.

No se trata de criminalizar Jesús. Tampoco de olvidar ninguno de los crímenes sean franquistas o republicanos. Se trata de hacer Justicia, de reconocer y otorgar la culpa y el perdón.

No todo es blanco ni negro. Al igual que no todos los republicanos eran los malos y los franquistas los buenos. Perdimos todos. Perdió España. Esta es la lección que los nietos hemos aprendido.

Un abrazo.